Escoria S.A.

Just another freak weblog

Elfen Lied

elfen lied

Preparaos para lo que os traigo. Despedíos de la calidad ilustrativa, de animación y de guión. Estamos ante un anime fallido, ante Elfen Lied. Mi vena de mala leche saldrá a flote en esta crítica, y a más de uno lo voy a dejar pati-difuso si conoce mi trayectoria en este humilde blog. Y ni su enorme e injusta masa de fans puede convencerme de todo lo que voy a soltar por este teclado.

Pero no nos precipitemos, sigamos el protocolo. Elfen Lied es otro anime adaptado de un manga exitoso, creado por Lynn Okamoto en el 2002 en Young Jump y recopilado en 12 tomos. Las prisas por elaborar un producto afamado hizo que los animadores se anticiparan al final legítimo del manga, variando ciertos aspectos de la trama y del desenlace. Esperemos que el cómic no se asemeje mucho al resultado animado… El caso, que para el bien de la humanidad la animación se quedó en 13 capítulos más OVA.

El cotarro va de una chica muy extraña que se escapa de unos laboratorios matando a los que la custodian y sin usar las manos: parece ser que maneja poderes telequinéticos. A punto de conseguir la libertad, una bala rompe el casco que (sólo) lleva, hiere su cabeza y cae inconsciente al mar. Ya en la playa, es rescatada por Kouta y Yuka, primos, y ¡sorpresa! la chavala tiene unos pequeños cuernos, es adorable y sólo sabe decir nyu. Mientras los primos protegen a la chica, los del laboratorio empiezan una exhaustiva búsqueda…

Los primeros 10 minutos del primer capítulo son salvables. Posee un salvajismo delicioso ver cómo la sangre brota a borbotones del personal del laboratorio, su angustioso empeño de que el extraño ser no salga del edificio. A partir de ahí, nada. N-A-D-A. Caemos el los tópicos del amor secreto, del secreto de la protagonista, del secreto del secreto…, intentano atrapar la atención donde sólo hay aburrimiento. Y cómo no, la protagonista tetuda y moooooona al más sentido otaku, dando brincos y diciendo nyu por todos lados; acabé odiándola. ¡Oh, hay sangre, algún que otro pecho, muertes, viva el gore!

La animación es carente de todo. La paleta de colores peca de austera e insulsa, con manchas en vez de relieves. Los trazos son torpes a más no poder, que parece que toda la serie ha sido perfilada con el edding más gordo que encontraron en la papelería. Los fallos se notan mucho más en los planos de conjunto, donde las personas no tienen piernas ni brazos, sino tiras uniformes de plastilina. Qué contar sobre la manera que tienen de moverse los personajes, a un paso de ir a tropicones. Blasfemo.

elfen lied op

Bueno, no todo es bazofia. Los openings y endings son esquisitos. Según he leído las imágenes son calcos de la obra del pintor austriaco Gustav Klimt, y la música de una canción alemana titulada Elfenlied. Se intenta imitar el canto gregoriano y la letra está inspirada en citas y personajes de la Biblia, aparte de estar escrito en latín. No pega ni con cola con el anime, pero es reconfortante encontrarse con ese oasis.

Para terminar, sólo tres palabras: ¡no la veáis!

Anuncios

noviembre 11, 2007 Posted by | Animación, Anime, Gore/Horror, Series TV | , | 49 comentarios